jueves, noviembre 04, 2004

Semáforos en rojo

Me gusta que el asiento de acompañante de mi coche vaya ocupado por ti..Y me gusta sobretodo porque no estoy acostumbrado a que me acaricien la mano cuando la llevo en la palanca, ni a que la misma mano encuentre su paraíso particular en tu muslo..Ni mucho menos acostumbrado a que cada semáforo en rojo se convierta en un verdadero punto de derroche, como dice Carlos..Tampoco estoy acostumbrado a las estridentes bocinas del resto de coches cuando el semáforo se pone en verde y nosotros seguimos a lo nuestro, sin apenas darnos cuenta..

3 comentarios:

  1. Anónimo2:25 p. m.

    Tienes el don de convertir cada momento en algo único, siempre valioso, como un tesoro... a veces hablas de cosas que para mí eran banales, o meros detalles sin importancia por haberlos tomado por costumbre. Pero tú puedes transformarlo todo con unas palabras... hacer que parezcan las escenas más intensas de una película preciosa. Por eso siempre que te leo me das qué pensar.
    Puede que haya llegado la hora de aceptar que estoy viviendo algo extraordinario...

    ResponderEliminar
  2. Si realmente estás viviendo algo extraordinario, disfrútalo a cada momento..Y valora la eternidad de cada instante..

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar