viernes, septiembre 10, 2004

Mensaje en una botella

Algunos días no tengo vida..Dedico el día única y exclusivamente a trabajar..Llego tan cansado a casa que normalmente ni ceno, y no tardo más de 15 minutos en estar metido en la cama..Ni decir tiene que caigo completamente rendido, y lo que tardo en estar ya dormido es realmente un suspiro..Pero al instante de meterme en la cama, cojo por banda el móvil y me recorro la agenda de principio a fin..Suelo mandar unos 10 o 12 mensajes a distintas personas..Dejo el móvil, me doy mediavuelta y a dormir se ha dicho, que mañana será otro día..Me siento entonces como un naufrago que ha tirado sus botellas al mar, pidiendo auxilio, a la espera de que alguien sepa que aún sigo ahí, que al fin y al cabo, sigo viviendo..

5 comentarios:

  1. Ayer fue uno de los peores dias que recuerdo ultimamente. Broncas, discusiones sin sentido, frustracion. Y al igual que tu, antes de acostarme, mando un mensaje a quien mas me importa, sabiendo que tarde o temprano llegara una respuesta que me incite a seguir luchando cuando todo parece carecer de sentido. Y por la mañana te despiertas como si todo lo ocurrido fuese un sueño.

    ResponderEliminar
  2. Lo más bonito de hacer eso con los mensajes es cuando uno se levanta por la mañana y has recibido contestación de alguno de ellos..Se afronta el día de otra manera..Hay algunos que nunca son contestados..Supongo que es que esas botellas aún no han llegado a tierra firme..

    ResponderEliminar
  3. Las que envias a un destino seguro siempre llegan, y retornan a ti con animos para afrontar el nuevo dia

    ResponderEliminar
  4. Pues yo las arrojo al mar abierto..Allí, creéme, que no hay destino seguro

    ResponderEliminar
  5. Conozco a la perfección esa sensación; por lo menos las arrojas, en lugar de almacenarlas a tu lado, en la orilla. Aunque también es terrible confiarse a la inmensidad del mar, tan traicionero en ocasiones.
    Pd: yo también abuso, con placer, de los puntos suspensivos. ;)

    ResponderEliminar